Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad crónica que se produce por un aumento en la presión del ojo, provocando una lesión en el nervio óptico que determina una perdida lenta y progresiva de la visión. La perdida de visión que provoca es permanente y si no se trata adecuadamente puede terminar en la ceguera.

Esta enfermedad afecta al 2-3 % de la población por encima de los 40 años y es actualmente una de las principales causas de ceguera en el mundo. Su mayor problema es que en un porcentaje de casos muy alto no se diagnostica y pasa desapercibida.

¿Que es la tensión ocular?

En el interior del ojo se produce un liquido constantemente, llamado humor acuoso, que se elimina a través de unos canales de drenaje; existe un equilibrio entre el liquido que se esta continuamente produciendo y eliminando para mantener el ojo con una presión idónea, que oscila entre los 15 y los 21 milímetros de mercurio. Cuando este equilibrio falla por alguna razón, y se elimina menos del que se produce, aumenta la presión interna del ojo y empieza a producir una lesión en el nervio óptico.

 

¿Cuales son las causas del glaucoma?

Existen diferentes formas de glaucoma. El mas frecuente se denomina glaucoma crónico simple o de ángulo abierto y es debido al deterioro en el sistema de drenaje o eliminación del humor acuoso, que si bien ocurre de manera natural con la edad, en estos casos se acentúa hasta provocar un aumento patológico en la cifra de la presión ocular. A veces el motivo es el deposito del pigmento del iris en el drenaje (glaucoma pigmentario) o por deposito de material de la cara anterior del cristalino (glaucoma pseudoexfoliativo)

Existe también el glaucoma congénito, que se presenta desde el momento del nacimiento. Se produce por una anomalía congénita en el sistema de drenaje o eliminación del humor acuoso. 

Una forma no muy frecuente, es el llamado glaucoma de ángulo cerrado o glaucoma agudo, que se produce cuando de manera brusca se bloquean los canales de salida del humor acuoso y la presión ocular aumenta bruscamente a unas cifras muy altas. Suele producirse por el cierre del ángulo que forma el iris con la cornea, que es donde se localizan los canales de eliminación del humor acuoso.

Existen unos factores de riesgo en términos generales como son:

• Antecedentes familiares de glaucoma

• Edad superior a 45 años

• Hipertensión arterial

• Miopía

• Traumatismos oculares

• Tratamientos prolongados con corticoides

• Diabetes

 

¿Qué síntomas presenta un glaucoma?

En la forma mas frecuente, en el glaucoma crónico simple, el paciente no siente nada que le haga sospechar que padece esta enfermedad, ya que no duele, no causa alteración en la apariencia externa de los ojos, y solo en casos ya muy avanzados, el paciente nota que no ve por los lados, ya que la perdida del campo visual periférico solo se aprecia en fases muy avanzadas.

Escotoma arciforme:                                                       Glaucoma avanzado:

 

En el glaucoma congénito los síntomas que inducen a sospechar su presencia son: lagrimeo, fotofobia y sobre todo aumento del tamaño del ojo afecto. El globo ocular en los primeros años de la vida puede aumentar de tamaño en caso de que aumente su presión, cosa que no ocurre en el adulto; por ello ante la presencia de un niño que tiene los ojos grandes y que además presenta los otros síntomas citados, debe descartarse un posible glaucoma.

El glaucoma agudo por el contrario, no pasa desapercibido para quien lo padece, ya que produce un dolor ocular intensísimo acompañado de una perdida manifiesta de la visión, con deterioro del estado general (nauseas, vómitos) lo que provoca que ante estos síntomas el paciente acuda rápidamente a un Servicio de Urgencias Oftalmológicas.

¿Cómo se diagnostica un glaucoma?

Lo mas importante en este aspecto es que hay que hacer un diagnostico lo mas precoz posible porque una vez hecho el diagnostico, el tratamiento que se instaura consigue en el mejor de los casos que el paciente no siga perdiendo vista, pero lamentablemente no consigue recuperar la visión perdida.

Existen diferentes exploraciones sobre las cuales se lleva a cabo el diagnostico del glaucoma:

• Tonometría ocular, es decir, la medición de la presión ocular. Se lleva a cabo con un aparato llamado tonómetro, de los que existen diversos tipos y modelos.

• Exploración del fondo de ojo, especialmente en lo que se refiere a la imagen de la papila óptica, que es la imagen del nervio óptico en su unión con el globo ocular. Esta exploración se llama oftalmoscopia y en los casos de glaucoma se puede comprobar como se ve hundida hacia adentro, lo que en términos médicos llamamos excavación papilar. Hoy día se puede llevar a cabo la medición de dicha imagen para su posterior comparación en el tiempo (estudio digitalizado de la papila óptica).

Fondo de ojo sin excavación papilar:                           Fondo de ojo con excavación papilar:

  

• Exploración de la visión periférica o campo visual , prueba denominada campimetria o perimetria, que actualmente se hace de una manera automática a través de un ordenador (perimetria computerizada). Aparte de ver el estado del campo visual en un momento dado, sirve para ver la evolución del glaucoma y en definitiva la eficacia del tratamiento que se este aplicando.

• Exploración del espesor de la cornea o paquimetria ya que la misma puede provocar diferentes lecturas. Hoy se sabe que corneas con espesor alto dan cifras de presión ocular mas elevadas que corneas con un espesor reducido, que las dan mas bajas. 

• Exploración del ángulo que existe entre la superficie del iris y la cornea, con objeto de evaluar si esta abierto o cerrado. Esta exploración se llama gonioscopia y sirve para diferenciar el tipo de glaucoma y de tratamiento.

• Exploración de la profundidad existente entre la superficie del iris y la cornea, desde el centro de la misma hasta su periferia. En términos generales las personas miopes tiene esta profundidad más aumentada y los hipermétropes, mas reducida. Esta exploración es denominada estudio de la profundidad de la cámara anterior y se lleva a cabo con la lámpara de hendidura o biomicroscopio.

• Tomografía de coherencia óptica (OCT) de nervio óptico , permite de una manera cómoda e incruenta para el paciente, evaluar el espesor que tiene la capa de fibras nerviosas retinianas, alrededor de la cabeza del nervio óptico, imprescindible en el diagnóstico precoz y en la valoración de la eficacia del tratamiento aplicado en esta enfermedad.

OCT Nervio óptico normal:                                                     OCT Nervio óptico alterado:

  

¿Qué tratamiento tiene un glaucoma?

Existen diferentes alternativas para el tratamiento del glaucoma, si bien todas tienen el mismo objetivo: lograr disminuir la presión ocular, para evitar el daño que la presión hace en el nervio óptico y por consiguiente evitar que se siga perdiendo vista.

En los glaucomas crónicos, que es la forma mas frecuente, el primer tratamiento a instaurar consiste en la aplicación de colirios hipotensores oculares, existiendo diferentes principios activos farmacológicos. Estos colirios tienen que utilizarse indefinidamente, ya que si se suspenden desaparece su efecto hipotensor y la presión ocular vuelve a aumentar.

En casos en que los colirios no sean eficaces, tengan que suspenderse por efectos colaterales o por olvido continuado en su administración, siempre que el ángulo entre la superficie del iris y la cornea, sea amplio, se realiza un tratamiento con láser llamado trabeculoplastia, mediante el cual se intenta aumentar el drenaje del humor acuoso, consiguiéndose de esta forma la disminución de la presión ocular.

En aquellos casos en que el ángulo antes citado sea reducido y pueda en un momento dado cerrarse del todo, provocando un glaucoma agudo o de ángulo cerrado, se hace otro tipo de tratamiento con láser llamado Iridotomia , que consiste en hacer unos pequeños orificios en la periferia del iris para permitir que el humor acuoso pase a través de ellos intentándose de esta forma evitar la aparición de dicho tipo de glaucoma.

Cuando no se consigue normalizar la presión ocular con los tratamientos citados anteriormente, solo queda como alternativa el tratamiento quirúrgico, que consiste en la creación de un nuevo drenaje del humor acuoso del ojo. Existen en la actualidad diferentes técnicas quirúrgicas, tales como la trabeculectomia ab externo que realiza una apertura en la pared externa del ojo y la nueva técnica denominada esclerectomia profunda no perforante, que aumenta el flujo natural,  con el uso de implantes para glaucoma.

En los casos de glaucoma congénito, el único tratamiento eficaz al día de hoy es la cirugía mediante una técnica quirúrgica llamada goniotomia.

 

¿Se puede prevenir esta enfermedad?

Es importante recordar que el glaucoma es una enfermedad que todo el mundo puede padecer y que en su forma mas frecuente puede pasar desapercibida. Por eso es muy importante que todo el mundo conozca su existencia así como que a partir de los 40 años se deben realizar controles oftalmológicos periódicos para descartar su presencia.

Un diagnostico precoz puede evitar perdidas de visión que son irreversibles. Por eso son importantes las campañas de información y de prevención de los efectos de esta enfermedad que SE PUEDEN EVITAR. En sus manos esta por tanto el hacerse controles oftalmológicos periódicos, sobre todo si tiene alguno de los factores de riesgo anteriormente mencionados.